logo sito2.gif (3248 byte)

Zootecnia y seleccion: puntualicemos
de
Gabriele Pettinaroli
(
dibujos de Piero Alquati)

logo sito.gif (7884 byte)


 

La funci˛n y el empleo
Hoy, siempre con mÓs frecuencia, notamos en el campo del adiestramento la presencia de otras razas que, por su buena selecci˛n, pueden competir, o incluso sobresalir, en las competiziones de trabajo. Esta evoluci˛n es para mi, viejo apasionado del perro pastor alemÓn, raz˛n de tristeza y por eso me he propuesto ponderar los motivos de tales desagradables evoluziones.


La masa
Un pastor alemÓn, conformado obedeciendo a lo que sugiere un standard, debe tener una masa adecuada (fruto de la justa talla media y de un peso correcto) y las justas proporciones (altura/altura del pecho, altura/largo del tronco y de los diÓmetros transversales). El respeto de las reglas standard darÓ lugar a un perro que seguramente serÓ vÓlido en cualquier disciplina se le emplee y no solo con una finalidad expositiva que nos pueda satisfacer sino tambiÚn para las aptitudes morfo-funcionales týpicas de un trotador y de un perro de trabajo, de lo que con frecuencia la raza muchas veces carece: todo esto constituye la base de su empleo y de su Úxito.
De hecho, en virtud de muchas desarmonýas o exageraciones que hoy afligen su formaci˛n, podemos observar que un perro del peso de 40/42 Kg. (o incluso mÓs) encontrarÓ muchas dificultades a la hora de superar una empalizada o un obstÓculo de un metro de altura, y de igual manera notaremos que no estarÓ listo ni serÓ rÓpido en la ejecuci˛n de los ejercicios de obediencia y se cansarÓ mÓs fÓcilmente teniendo que mover una masa excesiva, en relaci˛n a su potencia. Recordamos el justo dicho: ôin medium stat virtusö.


Las excesivas angulaciones del posterior

Igualmente importante para su buena morfo-funcionalidad es la condena a la exagerada angulaci˛n del posterior que se correla a una grupa muy aplastada, a una lýnea dorsal convexa y a cruces particularmente oscilantes. Un pastor alemÓn dotado de un posterior formado de esta manera podrýa inducir un inesperto a considerarlo dotado de un ˛ptimo impulso de empuje: Nada mÓs lejos de la verdad! El ojo impreparado ve en esta formaci˛n una acci˛n potente del posterior, pero en realidad estÓ afatigado: efectivamente, para iniciar un empuje provechoso, debe poner la cruz perpendicular al terreno con un derroche in¨til de fuerzas. Una acci˛n in¨til que se habrýa podido evitar si el sujeto estuviera dotado de una justa angulaci˛n del posterior que le permitiera, sin danosas dispersiones motorias, tener la cruz perpendicular en el momento de apoyo en el terreno para empezar el empuje que lo proyectahacia adelante.


La lýnea superior y la proyecci˛n del empuje

La lýnea superior debe ser rectilýnea de modo que pueda transmitir el empuje que proviene de la acci˛n del posterior y no dispersarse hacia lo alto a travÚs de una lýnea superior convexa. Estos perfiles cif˛ticos satisfacen nuestras manýas estÚticas cuando admiramos un sujeto en estado de reposo, pero son absolutamente contraproducentes para un perro que deba ser de utilidad cuya finalidad debe ser siempre morfo-funcional. Actualmente disponemos de muchýsimos sujetos justamente angulados en la parte anterior pero tenemos que empezar a dar una apropiada importancia a los excesos de la angulaci˛n del posterior.

 

Las angulaciones del posterior
aaa


Posterior con correcta angulaci˛n,
seg¨n las indicaciones standard


Posterior con excesiva angulaci˛n


Algunos consejos generales

Tenemos que poner mucha atenci˛n en lo que concierne a estos argumentos evitando al mismo tiempo ser drÓsticos.Tratemos de mantener la justa armonýa como lo requiere la medida standard. Por lo tanto en la crýa y educaci˛n de los animales nada se debe dispersar ni abandonar o no utilizar; asý como cuando se quiere ir derechos en barca hay que remar y manejar el tim˛n a la vez, el buen instructor debe saber usar un sujeto grande como uno de justa media talla, o bien un sujeto excesivamente alargado y uno mÓs recogido, y estas compensaciones valen de igual manera para el problema de la angulaci˛n del posterior.


La correcci˛n de la parte anterior

Otro problema importante, que estÓ emergiendo bajo la presi˛n de una particular lýnea de sangre, es el del aplomo anterior que en el metacarpo frecuentemente es zurdo, y que incluso afecta radio y ulna; vistos de frente, convexos, se configuran en un defecto definido ô a liraö por el parecido con la forma del antiguo instrumento musical.
En el caso de los perros afectados de zurderýa, es justo remarcar el evitar la mala interpretaci˛n de la que hacen uso algunos incompetentes, los cuales consideran que tal problema pueda desaparecer con el mejoramiento de los diÓmetros transversales; si asý fuera, tendrýamos todos los lebrieros zurdos o con tendencia a la zurderýa, al contrario tendrýamos los molosos con aplomos correctos. Es posible, al lýmite, que un sujeto joven, completando su desarrollo, pueda mejorar este defecto: por otra parte, tambÚn en los ninos, piÚs y piernas no son perfectos sino que mejoran con el pasar del tiempo.
Insisto en recordar que muchas veces, examinando de frente algunos pastores alemanes, en posici˛n estÓtica, presentan una ligera zurderýa.. Pero esta inperfecci˛n no se debe interpretar como defecto en cuanto el perro encuentra en esta posici˛n mejor estabilidad.
Sin embargo habrýa que considerarlo como defecto si, observando el perro en movimiento, avanza de frente, apoyando constantemente el piÚ anterior de manera estroflexa (zurderýa): esto es mucho mÓs grave que una ligera oscilaci˛n de las cruces.
Los defectos de aplomo influencian la estabilidad y la resistencia del movimiento, asý como sucede a los soldados de los Cuerpos Militares que cuando tienen que hacer largas marchas deben haber corregido el aplomo de las piernas y la justa conformaci˛n del piÚ. De igual modo los autom˛biles, para poseer estabilidad y duraci˛n de movimiento, tienen que tener las ruedas en un eje perfecto.

 

Los aplomos de la parte anterior vistos de frente


Los aplomos: a la izquierda los aplomos correctos, en el centro aplomos con
metacarpo estroflexo (zurderýa), a la derecha aplomos a lira.


El carÓcter

Los argumentos tratados son importantes para el bien de la raza, es igualmente importante que en la actualidad se estimen atentamente sus realidades y las problemÓticas caracteriales. Un sujeto muy hermoso con escaso carÓcter o incluso miedoso no es ¨til para nadie y se encontrarÓn dificultades incluso en el caso de fiarlo a un privado; un sujeto relativamente hermoso pero con un excelente carÓcter sabrÓ hacerse querer por cualquiera y apreciar por sus grandes ganas de vivir: para estos sujetos no serÓ nunca un problema encontrar una colocaci˛n que gratifique el instructor y los nuevos patrones.
He deseado puntualizar algunos problemas que todos nosotros deberýamos intentar corregir evitando que empeoren estas situaciones.

La publicaci˛n de este Artýculo ha sido autorizada gentilmente por su autor, el Sr. Gabriele Pettinaroli,
titular del afijo dell'Isola dei Baroni y juez especialista de la raza.